Anécdota

Publicado en por José Martí

      Un día en que la pluma que esto escribe se había hecho palabra,
      vino a abrazarme un gran artista mexicano, indio, de ojos
      pequeños, desgarbado, feo, el pobre Alamilla, un genio muerto: y
      me puso en las manos una tarjeta que había dibujado para mí
      mientras yo hablaba: por campo extenso y limpio venía a todo
      vapor, en arrogante curva, una locomotora”
.
Y pienso que sí, que esa es la impresión que Martí tiene que haber
causado en sus contemporáneos. Dueño y señor de la palabra, hablada
o escrita, pero reflejo de una profunda inteligencia, aquel hombre, con
su verbo elocuente, arrastraba tras sí multitudes, como una locomotora.
Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post